Para entender cómo de arraigada está la cultura del pan en todos nosotros, basta con decir que la palabra "compañero" deriva del latín "cum panis", que denota a la persona con la que compartimos el pan. Desde la antigüedad, el pan es el símbolo propio de cada comida y cada población del mundo ha introducido su propio tipo de pan.

Gracias a una tradición culinaria intercultural - favorecida por los nuevos medios - el mercado hoy ofrece y distribuye una amplia variedad de tipos de pan, en todas las formas, tamaños y variantes. IBL tiene los conocimientos de producción necesarios para cada tipo de pan a partir de la harina utilizada, los ingredientes y añadidos de la masa o superficie, el tamaño y la forma, la levadura, el grado de cocción, etc., como se dice en italiano, estas cuestiones son el pan nuestro de cada día.


regresar