Como la masa presenta un bajo contenido de grasa, las galletas son más consistentes en comparación con las de pastaflora y se prestan bien a ser sumergidas en la leche.

Los crackers, hoy tan populares, nacieron hace dos siglos en los EE.UU. como una especie de galleta de larga conservación para los marineros a bordo de los buques.

Ambos tipos se forman por laminación y representan los productos de repostería más simples y baratos. Sin embargo, pueden ser mejoradas con formas particulares y procesos e ingredientes especiales, como la cobertura de chocolate para las galletas o la adición de cereales para los crackers. Los agujeritos tradicionales evitan la formación de burbujas de aire en la masa.

Desde las formas y producción estándares a las más elaboradas, IBL cumplirá todos vuestros deseos. 




regresar