Las galletas rellenas se pueden encontrar en repostería industrial y su posición de alta gama las asocia tradicionalmente con periodos hedonistas o con ocasiones especiales, como, por ejemplo, un té con invitados o un aperitivo energético al aire libre.

La técnica de producción utilizada es la coextrusión.

​Los rellenos, de consistencia más o menos suave, típicamente incluyen: mermelada de fruta, crema, chocolate, crema de avellanas, nata, etc.

La técnica de las galletas extruidas cortadas con un hilo de acero montado en un bastidor móvil, permite manejar masas más viscosas y de textura gruesa, y también que contienen añadidos como nueces, pasas o gotas de chocolate negro.

IBL ofrece la tecnología más avanzada para todos los tipos de productos.


regresar