El horno de gas directo es adecuado para productos de masa blanda y también para galletas crujientes. En combinación con el sistema ciclotérmico o con el de convección, se puede utilizar además para formar soluciones híbridas para otros tipos de productos.
El horno se compone de módulos diseñados y ensamblados entre sí, soportados por una estructura de acero fijada al suelo. Tras el calentamiento, las cámaras tienen la capacidad de dilatarse, gracias a un sistema de "deslizamiento", especialmente diseñado. Las cámaras y los grupos de combustión están construidos con materiales adecuados para el funcionamiento a altas temperaturas. Como aislamiento térmico se utiliza lana de roca suelta, encerrada por paneles de acero inoxidable.
La transmisión del calor en el interior del horno se produce gracias a la combustión generada por los quemadores situados en las partes superior e inferior de la cámara de cocción.
El horno de gas directo se suministra con el sistema combinado de control de la chispa y con sistema de seguridad para los quemadores. Todo el sistema cumple con las normas internacionales sobre seguridad. El cabezal de reenvío incluye un sistema de tensado neumático.
El grupo de arrastre del cabezal de descarga está compuesto por un motor controlado por un inversor y un dispositivo de arrastre manual, útil en caso de emergencia.
Todo el sistema se controla desde un cuadro de mando eléctrico situado cerca del horno.


regresar