El horno de convección es adecuado para la cocción de productos de masa blanda, productos fundidos, etc. En combinación con otros sistemas de calentamiento se puede utilizar además para formar soluciones híbridas de cocción.
El horno se compone de módulos diseñados y ensamblados entre sí, soportados por una estructura de acero fijada al suelo. Tras el calentamiento, las cámaras tienen la capacidad de dilatarse, gracias a un sistema de "deslizamiento", especialmente diseñado. Las cámaras y los grupos de combustión están construidos con materiales adecuados para el funcionamiento a altas temperaturas.
Como aislamiento térmico se utiliza lana de roca suelta, encerrada por paneles de acero inoxidable.
El horno de convección aplica de manera indirecta la temperatura obtenida en la cámara de combustión por medio de un quemador y un ventilador de acero inoxidable para la circulación del aire. El calor se separa mediante una persiana en dos cámaras de presión; encima y debajo de la cinta transportadora. Cada una de ellas se puede controlar independientemente para sacar el máximo provecho a la distribución del calor.
La presencia de un intercambiador de calor especial, junto con el mecanismo que hace recircular el aire de la cámara de cocción a través de la cámara de combustión, permite una respuesta rápida y precisa. El cabezal de transmisión incluye un sistema de tensado neumático. 
El grupo de arrastre del cabezal de salida está compuesto por un motor controlado por un inversor y un dispositivo de arrastre manual, útil en caso de emergencia.
Todo el sistema se controla desde un cuadro de mando eléctrico situado cerca del horno.


regresar