Las galletas saladas y los crackers se realizan mediante una línea de laminación en la que, tras el moldeado, la masa se corta con un rodillo o rodillos dobles sincronizados. La reducción del espesor durante el proceso se realiza mediante laminadores de regulación manual o automática. Los recortes son recuperados y devueltos a la máquina moldeadora para ser trabajados de nuevo junto con la masa.

Las galletas saladas se cuecen normalmente en un horno ciclotérmico al cual, si es necesario, se añade una sección de convección. En cambio, las galletas que requieren grandes cantidades de energía se cocinan en un horno de gas directo únicamente, o bien en un horno híbrido de gas directo en su primera sección y con un sistema radiante en la segunda. IBL puede ofrecer líneas de laminación que se ajusten a las necesidades de sus clientes, con diferentes configuraciones y una productividad que depende de la anchura de la línea, disponible desde 600 mm hasta 1800 mm.

- AMASADORA HORIZONTAL
- SISTEMA DE ALIMENTACIÓN
- LÍNEA DE LAMINADO
- HORNO DE TÚNEL
- MÁQUINA DE ASPERSIÓN DE ACEITE
- CINTA DE ENFRIAMIENTO
- APILADORA
- CINTA DE RECOGIDA

 


regresar